Cuando llega el verano, es común tener esa incómoda sensación de calor en la cama a la hora de dormir. La solución está en un colchón fresco y transpirable.

Un buen número de colchones adquieren la temperatura corporal. Esta es la razón por la cual la frescura inicial que se siente al acostarse sea una ilusión que se desvanece conforme pasa el tiempo.

Pero no todo está perdido. Existen soluciones que ayudan a eliminar -o al menos, atenuar- ese calor que puede tornarse insoportable en los días más calientes. Una de ellas es la tecnología cooler.

Los colchones basados en esta tecnología están diseñados para mantener el flujo de frescura gracias a su conductividad y alto nivel de absorción térmicos. Maximizan la calidad del sueño debido a que aportan al cuerpo una agradable sensación de comodidad y frescor.

Requisitos de un colchón para el calor

Para que el calor no sea un factor que afecte el descanso, se debe tener en cuenta la composición y el material del colchón, así como su transpirabilidad.

Uno de los aspectos que se debe tener en cuenta es que sea transpirable. Los colchones de muelles son de los que más cumplen con esta condición, ya que permiten que el aire circule libremente por el interior de su núcleo, lo que los convierte en una acertada elección si el calor es muy intenso.

Si se busca un equilibrio entre la comodidad y la frescura, una opción a ser considerada es la de un colchón de viscoelástica. Dependiendo de su composición, estos colchones pueden ser más adaptables al cuerpo, pero menos transpirables.

Para que un colchón de tipo viscoelástico sea fresco, debe estar hecho de un material distinto al sintético o a cachemir, de manera que favorezca la entrada del aire al núcleo.

También debe indicar en sus especificaciones que es un producto recomendado para personas calurosas, y su material catalogado como de alta transpiración.

Los soportes también deben ofrecer una buena transpirabilidad para facilitar una adecuada salida del calor.

La tecnología cooler explicada

Pero, ¿cómo funciona la tecnología cooler y por qué es tan efectiva para mantener frescos los colchones y a quienes duermen en ellos?

La tecnología cooler cuenta con una serie de propiedades que le permiten extraer rápidamente el calor del cuerpo, lo que ayuda a las personas a dormir a una temperatura ideal. Sus tejidos están diseñados con fibras que absorben la humedad, además de ser suaves al tacto. Por tal razón, los durmientes permanecen secos y frescos durante la noche.

Son altamente transpirables. Tienen una propiedad de permeabilización del vapor del agua a través de sus fibras, lo que brinda un ambiente de máximo confort.

Esta tecnología permite combinar sus características de enfriamiento y transpirabilidad con la composición del colchón.

Por ejemplo, los colchones viscoelásticos provistos de la tecnología cooler evita el sobrecalentamiento de quienes duermen tan pronto como se acuestan.

Si bien es cierto que los colchones de muelles ensacados e híbridos funcionan muy bien para disipar el calor, la tecnología cooler enfría y elimina el exceso de humedad.

Es oportuno acotar que esta tecnología ha sido probada y verificada en diversos laboratorios universitarios con rango internacional.

Ejemplos de colchones con tecnología cooler

Los colchones Farmaflex, de fabricación italiana, ofrecen un catálogo de productos diseñados para que el calor no sea un impedimiento a la hora de dormir. Todos cuentan con certificado médico CE y bondades tales como:

☑️ Antidecúbito 100% 

☑️ Combate el insomnio

☑️ Estimula la circulación 

☑️ Antipresión corporal

☑️ Adaptabilidad dorsal

☑️ Reducción del dolor lumbar 

☑️ Relajación cervical

☑️ Descanso de isquiotibiales

Entre los modelos de esta marca destacan los siguientes:

Climafarm: Promocionan el mejor descanso térmico del mercado con lechos independientes de multimuelles titanium, preparados tanto para invierno como para el verano, además de certificado con tecnología cooler fresh transpirable al 100 %. Cuenta con cinco años de garantía y pertenece a la categoría multimueble.

Su composición de la cubierta verano es la siguiente:

Su composición de la cubierta invierno es la siguiente:

Su composición interna es la siguiente:

Medifarm: Están diseñados y preparados para prevenir dolores musculares e ideal para aquellos que practican deporte, con certificado de adaptabilidad en piernas y caderas. Tiene 10 años de garantía y pertenece a la categoría aquacell.

Su composición interna es la siguiente:

Su composición de la cubierta superior topper lavable es la siguiente:

Su composición de la cubierta interior verano es la siguiente:

Su composición de la cubierta inferior es la siguiente:

Colchón Alasca Ensacado: Cuenta con un núcleo ensacado de siete zonas, acolchado con viscotecnología en ambas caras.

En su cara de verano cuenta con tecnología cooler, lo que proporciona un agradable efecto de frío, mientras que en su cara de invierno tiene tejido cotton, creando un efecto suave y agradable.

Como ves, el verano no es sinónimo de calor durante las noches, porque puedes tener un descanso reparador con la frescura y temperatura que contribuye a que duermas sin incomodidades, gracias a los colchones frescos y transpitables y su tecnología cooler.